<% Pagina = "Inicio" : EPagina = "Index.asp" Pagina2 = "Preguntas Frecuentes" : EPagina2 = "Faq.asp" Mensaje = "Información de interés" FaqDetalle = Request.QueryString("FaqDetalle") if FaqDetalle <> "" then Pagina2 = "Faq" : Mensaje = "" : EPagina3 = "Faq.asp?FaqDetalle=" & FaqDetalle if FaqDetalle = 1 then Pagina3 = "Una higiene bucal adecuada" if FaqDetalle = 2 then Pagina3 = "Cómo cepillarse los dientes correctamente?" if FaqDetalle = 3 then Pagina3 = "Cómo usar el hilo dental?" if FaqDetalle = 4 then Pagina3 = "Nutrición" if FaqDetalle = 5 then Pagina3 = "Cómo encontrar un buen dentista?" if FaqDetalle = 6 then Pagina3 = "Qué esperar en la visita al consultorio dental" if FaqDetalle = 7 then Pagina3 = "Qué son los protectores bucales?" if FaqDetalle = 8 then Pagina3 = "Cómo cuido los dientes de mi bebé?" if FaqDetalle = 9 then Pagina3 = "Cómo cuido los dientes de mi niño pequeño?" if FaqDetalle = 10 then Pagina3 = "Salud bucal para niños" if FaqDetalle = 11 then Pagina3 = "Adolescentes y una sonrisa brillante" if FaqDetalle = 12 then Pagina3 = "Alimentos adecuados para los dientes" if FaqDetalle = 13 then Pagina3 = "Cómo debe un adulto cuidar sus dientes?" if FaqDetalle = 14 then Pagina3 = "Salud bucal para mujeres" if FaqDetalle = 15 then Pagina3 = "Embarazo e higiene bucal" if FaqDetalle = 16 then Pagina3 = "Salud bucal para personas mayores" if FaqDetalle = 17 then Pagina3 = "Qué son las caries?" if FaqDetalle = 18 then Pagina3 = "Qué es la placa?" if FaqDetalle = 19 then Pagina3 = "Qué es el sarro?" if FaqDetalle = 20 then Pagina3 = "Enfermedades de las encías" if FaqDetalle = 21 then Pagina3 = "Qué son las aftas?" if FaqDetalle = 22 then Pagina3 = "Qué es la sensibilidad dental?" if FaqDetalle = 23 then Pagina3 = "Mal aliento (halitosis)" if FaqDetalle = 24 then Pagina3 = "Desorden temporomaxilar: signos y síntomas" if FaqDetalle = 25 then Pagina3 = "Qué son las muelas del juicio?" if FaqDetalle = 26 then Pagina3 = "Diente lastimado, que hacer?" if FaqDetalle = 27 then Pagina3 = "Qué es la boca seca?" if FaqDetalle = 28 then Pagina3 = "Diabetes y Salud Bucal" if FaqDetalle = 29 then Pagina3 = "La primera visita al dentista" if FaqDetalle = "" then TituloSeo = "Preguntas Frecuentes" if FaqDetalle <> "" then TituloSeo = Pagina3 %>
<%if FaqDetalle <> "" then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 2 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 3 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 4 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 5 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 6 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 7 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 8 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 9 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 10 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 11 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 12 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 13 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 14 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 15 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 16 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 17 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 18 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 19 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 20 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 21 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 22 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 23 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 24 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 25 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 26 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 27 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 28 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 29 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 1 then%> <%end if%> <%if FaqDetalle = "" then%> <%end if%>
Preguntas Frecuentes: Clínica Maestro te ayuda y te informa
En el Centro de Salud de Clínica Dental Maestro usted podrá aprender más acerca de la higiene bucal, los tratamientos, la prevención, los problemas más comunes, etc.
<%=Pagina3%>
El cepillado correcto lleva al menos dos minutos. Así es: 120 segundos. La mayoría de los adultos no se cepillan durante tanto tiempo. A fin de tener una idea del tiempo involucrado, utilice un cronómetro. Para cepillarse correctamente los dientes, use movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones. Concéntrese en limpiar bien cada sección de la siguiente manera:
  • Limpie las superficies externas de dientes superiores y luego de dientes inferiores
  • Limpie las superficies internas de dientes superiores y luego de dientes inferiores
  • Limpie las superficies de masticación
¿Qué tipo de cepillo dental debo utilizar?

La mayoría de los profesionales de la odontología coinciden en que un cepillo de cerdas suaves es ideal para eliminar la placa y los restos de alimentos de los dientes. Los cepillos de cabeza pequeña también son recomendables, puesto que llegan mejor a todas las zonas de la boca, incluso a los dientes posteriores de difícil acceso. Para muchos, un cepillo dental eléctrico es una buena alternativa, ya que hace un mejor trabajo de limpieza de los dientes, especialmente en aquellas personas que tienen dificultades para cepillarse o destreza manual limitada.

¿Cuál es la importancia de la crema dental que utilizo?

Es importante utilizar una crema dental adecuada para usted. En la actualidad, existe una gran variedad de cremas dentales diseñadas para prevenir muchos trastornos, tales como caries, gingivitis, sarro, dientes manchados y sensibilidad. Pregunte a su odontólogo o higienista cuál es la crema dental adecuada para usted.

¿Con qué frecuencia debo reemplazar mi cepillo dental?

Debe reemplazar su cepillo dental cuando muestre señales de desgaste o cada tres meses.También es importante cambiar los cepillos dentales después de un resfríado, puesto que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección.
El uso correcto del hilo dental elimina la placa y las partículas de comida de lugares que el cepillo dental no puede alcanzar fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes. Como la acumulación de placa puede provocar caries y enfermedades de las encías, se recomienda el uso diario de hilo dental.

Aproveche las ventajas del uso de hilo dental y adopte la siguiente técnica:
  • Tomando unos 45 cm de hilo dental, enrolle la mayor parte del mismo alrededor del dedo anular, dejando 3 o 5 cm de hilo para trabajar.
  • Sostenga el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes.
  • Curve el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose de que pase por debajo de la encía. Nunca golpee ni force el hilo, ya que puede cortar o lastimar el delicado tejido gingival.
  • Utilice secciones de hilo limpio a medida que avanza de diente en diente.
  • Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia adelante, sacándolo hacia arriba y alejándolo de los dientes.
¿Qué tipo de hilo dental debo utilizar?

Existen dos tipos de hilo dental:
  • Hilo dental de nylon (o multifilamento)
  • Hilo dental PTFE (monofilamento)
El hilo dental de nylon puede estar o no encerado, y existen una gran variedad de sabores. Puesto que este tipo de hilo dental está compuesto por muchas hebras de nylon, a veces se desgarra o deshilacha, especialmente entre los dientes con puntos de contacto apretados. Si bien es más caro, el hilo dental de un solo filamento (PTFE) se desliza fácilmente entre los dientes, incluso entre aquéllos con espacios reducidos, y generalmente no se deshilacha. Si los utiliza correctamente, ambos tipos de hilo dental son excelentes para eliminar la placa y los restos de alimentos.Copyright©2002 Colgate-Palmolive Company. Derechos reservados. El uso de la información de este sitio queda sujeto a los términos de nuestra Declaración legal de privacidad. Toda la información se almacena y utiliza en cumplimiento con la declaración de privacidad.
Una alimentación adecuada significa llevar una dieta equilibrada de modo que el cuerpo pueda obtener los nutrientes necesarios para mantener una buena salud. Todos los días, su cuerpo se renueva a sí mismo, formando nuevo músculo, hueso, piel y sangre. Los alimentos que uno come proporcionan la nueva base de estos tejidos. Si su cuerpo está bajo de los nutrientes que necesita, para su boca será más difícil el resistir a la infección.

Si los niños no tienen una dieta equilibrada, sus dientes no se desarrollan adecuadamente. Para que puedan desarrollarse fuertes dientes resistentes a las caries, los niños necesitan una dieta equilibrada, con énfasis en el calcio, fosfatos y niveles propios de flúor.

¿Cuáles son los diferentes tipos de nutrientes?

Una dieta equilibrada consta de los siguientes nutrientes:
  • Algunos carbohidratos
  • Ácidos grasos esenciales (encontrados en las grasas)
  • Los aminoácidos esenciales (encontrados en las proteínas)
  • Quince vitaminas
  • Aproximadamente veinticinco minerales
  • Agua
Debido a que nuestro cuerpo no es capaz de producir todos los nutrientes que necesitamos, especialmente ciertas vitaminas, estos se obtienen de algunos alimentos o suplementos. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda para la población general comer diariamente lo siguiente:
  • 6 a 11 porciones de pan y cereales
  • 3 a 5 porciones de vegetales
  • 2 a 4 porciones de frutas
  • 2 a 3 porciones de productos lácteos
  • 2 a 3 porciones de carne, aves, pescado, huevos, legumbre y nueces

¿Por qué es importante alimentarse bien?

Una dieta pobre puede promover la enfermedad de las encías y la caries dental. Los alimentos ricos en carbohidratos, azúcares y almidones contribuyen enormemente a la producción de ácidos de la placa que se adhiere al esmalte. Eventualmente, estos ácidos pueden causar la destrucción del esmalte formándose una cavidad.
Si usted debe ingerir una dieta alta en azúcares o almidones, trate de comerlos durante las comidas en lugar de entre comidas y evite alimentos pegajosos debido a que estos pueden producir más placa. La mayoría de las comidas ya contienen ingredientes que producen ácidos. A menor cantidad de exposición de sus dientes a estos ingredientes, menor cantidad de ataque ácido para el esmalte dental. Los enjuagues productores de saliva durante la ingesta de alimentos ayudan tambien a humedecer los alimentos en la boca.
Una forma buena es pedir referencias a personas de su confianza: como amigos, familiares, conocidos, colegas, farmacéuticos o médicos de familia. Pregunte cuánto tiempo hace que consultan a ese dentista, si se sienten cómodos y satisfechos al hacerle preguntas y a qué tipo de dentista acuden (general o especialista). Es muy importante que usted encuentre un odontólogo con el cual se sienta cómodo.

Otras maneras de encontrar un profesional dental:
  • Llame a las Asociaciones Dentales locales y solicite una lista de profesionales recomendados. También en las páginas amarillas de telefónos, bajo el apartado "odontólogos" o "dentistas", busque aquéllos que pertenecen a su área.

  • Realice una búsqueda por Internet sobre los odontólogos de su localidad. Cada vez es mayor el número de odontólogos que cuentan con su propia página web donde explican sus enfoques, tratamientos y métodos.

¿Qué clase de odontólogo debo buscar?

Los odontólogos generales están capacitados para realizar todo tipo de tratamientos. Si usted tiene dificultades o problemas poco habituales, su dentista lo derivará a uno de los siguientes especialistas:
  • Odontopediatras: se especializan en odontología infantil también llamada odontología pediátrica (se refiere a los niños).

  • Endodoncistas: diagnostican y tratan la pulpa dental enferma y realizan tratamientos en el conducto de la raíz (muchos odontólogos generales también realizan tratamientos de conductos).

  • Prostodoncistas: se especializan en coronas, puentes y prótesis.

  • Cirujanos maxilofaciales y bucales: realizan tratamientos quirúrgicos como la remoción de quistes, tumores y piezas dentales. Pueden corregir fracturas u otros trastornos mandibulares que requieren cirugías, incluso de la articulación temporomandibular (ATM). Utilizan métodos similares a los de la cirugía plástica para tratar los problemas estéticos de la mandíbula y el rostro.

  • Ortodoncistas: corrigen los dientes mal posicionados utilizando aparatos de ortopedia y otros dispositivos adecuados que mueven los dientes a la posición correcta.

  • Periodoncista: se especializan en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de las encías y los tejidos de soporte del diente.

¿Cuál es la formación profesional de un dentista?

En España existen dos tipos de txtulaciones para ejercer como dentista: el Estomatólogo y el Odontólogo. El Estomatólogo es una especialidad médica que requiere 6 años de estudio de medicina y 2 de especialización en estomatología. El odontólogo es una Licenciatura de 5 años.
Primeramente, es importante que usted encuentre un dentista con el cual se sienta en confianza y a gusto; una vez logrado esto, necesitará programar una revisión antes de presentar problemas en su boca.

En la primera visita, el dentista realizará una historia clínica completa. Si su estado de salud se modifica, usted debe comunicarlo en la siguiente consulta.

Lo ideal sería que las consultas odontológicas fueran sólo revisiones de rutina. Las revisiones de manera regular se recomiendan cada 6 meses y serán para mantener la limpieza de los dientes, prolongar el buen estado de ellos y prevenir el desarrollo de problemas dolorosos.

Una Limpieza Completa

Como se mencionó, las revisiones siempre incluyen una limpieza completa, para la cual se utilizan instrumentos especiales que limpiarán y rasparán la zona que se encuentra por debajo de la encía, eliminarán la placa y sarro acumulados que provocan las enfermedades de las encías y tejidos de soporte del diente, la caries, mal aliento y otros problemas.

Un examen completo

El dentista realizará un examen completo de sus dientes, encías y boca, observando si hay signos de enfermedad u otros problemas. El objetivo será el de ayudarle a mantener una buena salud bucal y evitar que los problemas avancen, identificándolos y tratándolos lo antes posible.

Radiografías

Según su edad, los riesgos de enfermedad y sus síntomas, el dentista recomendará una serie de radiografías, ya que éstas pueden diagnosticar problemas que de otro modo pasarían inadvertidos, como dientes retenidos, abscesos, quistes o tumores y caries entre los dientes. Un consultorio dental moderno utiliza aparatos que casi no emiten radiación (no más que la que recibiría al pasar un día al sol o un fin de semana mirando televisión). Como precaución se debe utilizar siempre un delantal de plomo al tomar las radiografías. En caso de pacientes embarazadas, se debe comunicar siempre al dentista para que él determine el tomar sóio radiografías en situaciones de emergencia.

Su dentista puede indicar una radiografía panorámica. Este tipo de radiografía proporciona una visión completa de los maxilares superior e inferior en un solo cuadro, lo cual proporciona datos fundamentales sobre el estado de los dientes y ayuda a comprender su mordida y la relación que existe entre los maxilares superior e inferior en una sola vista, y a su vez ayudará a comprender su mordida y la relación entre los dientes y su arco.

¿Con qué frecuencia debo consultar al dentista?

Si sus dientes y encías están sanas, probablemente no necesite volver antes de 3 a 6 meses. Si requiere tratamiento (por ejemplo obturar una cavidad, extraer una muela del juicio o reparar una corona rota), debe concertar una próxima cita antes de abandonar el consultorio. No olvide preguntar a su dentista sobre cualquier duda que tenga: ésta es su oportunidad de obtener todas las respuestas que necesita. En cualquier caso, es recomendable acudir a su dentista al menos 1 vez al año.
Las guardas bucales, del deporte o protectores bucales son nombres diferentes que se dan a la misma cosa: un aditamento usado sobre los dientes que los protége de golpes en cabeza y cara. Las guardas bucales son una parte importante del equipo atlético para cualquier participante en un deporte que implique caídas, contacto corporal, y equipo volador. Esto incluye futbol, baloncesto, balonmano, hockey, patinaje, gimnasia, actividades de montaña, etc. cuyo resultado pueda ser el lastimar la boca.

Los guardas bucales generalmente están diseñados para proteger contra las fracturas dentales, cortaduras de labios o cualquier otro daño en la boca. Si está utilizando frenos u otro aditamento bucal (como un puente) en la mandíbula, el odontólogo sugerirá un protector bucal, para estos dientes.

¿Cuáles son los tipos diferentes tipos de guardas bucales?

No importa qué tipo de guarda seleccione pero sí deberá ser elástico, resistente y cómodo de usar

Deberá también adaptarse correctamente y no restringir el habla o la respiración. Los tipos de protectores bucales son:
  • Protectores a la medida: se diseñan y confeccionan en el consultorio especialmente para cada paciente, o en un laboratorio dental profesional. Por lo general son más cómodos y protegen mejor. Su dentista tomará una impresión de los dientes y luego lo construye sobre el modelo que obtuvo. Los deportistas prefieren los protectores a la medida porque sienten que se adaptan mejor y les son más cómodos. Sin embargo, también son más costosos.

  • Protectores del tipo modelado (hervir y morder)- vienen ya preformados, posteriormente se hierven para calentar el plástico y por último se muerden para adaptarlos o amoldarlos a la boca del usuario. Se pueden adquirir en las buenas casas de artículos deportivos y ajustan mejor que los llamados protectores comunes. Siguiendo las instrucciones logrará un protector con buena adaptación a su boca.

  • Protectores bucales comunes: no son costosos, vienen ya preformados y listos para ser usados. Lamentablemente con frecuencia no se adaptan correctamente. Pueden resultar demasiado voluminosos y dificultar la respiración y el habla.

¿Cuánto tiempo debería durar un protector o guarda bucal?

Lo ideal sería reemplazarlo cada temporada porque con el transcurso del tiempo se gastan y dejan de ser eficaces. El reemplazo es esencial en el caso de los adolescentes porque la boca y los dientes continúan su desarrollo hasta la edad adulta. Un gran número de deportistas en diferentes deportes cambian sus protectores bucales cada 6 meses cuando acuden al odontólogo para su revisión periódica.
Los buenos hábitos de higiene bucal comienzan junto con la vida de su niño. Incluso antes de que salga su primer diente, ciertos factores afectan la apariencia y la salud que sus dientes tendrán en el futuro. Por ejemplo, la tetraciclina es un antibiótico que puede pigmentar los dientes. Por esta razón, no debe ser utilizada por madres que estén amamantando ni por mujeres embarazadas durante la última mitad del período de gestación.

Debido a que los dientes del bebé aparecen alrededor de los seis meses de edad, los procedimientos normales de salud bucal, tales como el cepillado y el uso de hilo dental, no son necesarios en los bebés. Sin embargo, sí tienen necesidades especiales de salud bucal que deben ser conocidos por todos los padres primerizos. Estos cuidados incluyen: el evitar la aparición de caries de biberón, y el asegurar que su hijo reciba la cantidad adecuada de flúor, así como la limpieza de los dientes. con una gasa húmeda después de sus alimentos, siguiendo las instrucciones de su odontólogo. Nunca permita que el niño se quede dormido con el biberón o sin limpiar sus dientes.

¿Qué es las caries del biberón y cómo puedo prevenirla?

Las caries del biberón se presentan por una exposición frecuente y prolongada de líquidos que contienen azúcares. Entre ellos se incluyen la leche, los productos sustxtutos de la misma y los jugos de frutas. Los líquidos azucarados se depositan en la superficie de los dientes por periodos prolongados mientras el bebé duerme, produciéndose caries que se desarrollan primero en los dientes anteriores superiores e inferiores. Por esta razón, no debe permitir que su bebé se duerma con un biberón de líquidos endulzados en la boca. En su lugar, a la hora de dormir, dé a su hijo un biberón con agua o el chupete recomendado por su odontólogo. Si usted lo amamanta, evite que su bebé tome el pecho continuamente, y siga las instrucciones del pediatra y odontopediatra. Y, después de cada comida, limpie los dientes y las encías del bebé con una toallita o gasa limpia y húmeda.

¿Qué es el flúor y cómo sé si mi bebé recibe la cantidad adecuada?

El flúor en cantidades apropiadas proporciona beneficios incluso antes de que aparezcan los dientes de su niño, ya que fortalece el esmalte dental de los dientes en formación.
Transmitiéndole buenos hábitos de higiene bucal, que es una de las lecciones de salud más importantes que puede enseñarle. Esto significa ayudarlo a cepillarse por lo menos dos veces al día, mostrarle la forma adecuada de utilizar el hilo dental, evitar el consumo de alimentos entre comidas y llevarlo al odontólogo periódicamente.

La mayoría de los odontólogos recomiendan que los niños comiencen a visitar el consultorio dental a los dos años. Esto ofrece la oportunidad de controlar el crecimiento y el desarrollo dental del niño, y le brindará a usted la oportunidad de aprender sobre el desarrollo de los dientes, sobre la necesidad de utilizar fluoruro, sobre cómo ayudar a su hijo a mantener una correcta higiene bucal, cómo resolver los hábitos bucales de su hijo (como el uso de un chupete), aspectos sobre la dieta y la nutrición, y cómo prevenir las lesiones bucales.

Siempre comente que la visita al odontólogo es una experiencia positiva. Explique a su hijo que esto ayuda a mantener una buena salud bucal. Ya que se fomentará una actxtud positiva, que aumentará las posibilidades de que su hijo vaya al odontólogo periódicamente durante toda la vida.

¿Qué debo hacer cuando los dientes de mi hijo comienzan a erupcionar?

Los dientes comienzan a erupcionar alrededor de los seis meses de edad y continúan haciéndolo hasta aproximadamente los tres años. Esto provoca molestias en las encías de muchos niños, situación que los pone irritables. La molestia puede disminuirse con frotar las encías con el dedo, con una cucharita fría o un mordedor que haya sido colocado en el congelador. Existen también geles y productos analgésicos que pueden ser utilizados durante la erupción de los dientes de los bebés. Consulte al dentista o al pediatra acerca de estos productos. Si su hijo tiene fiebre durante la dentición, lo mejor es acudir al médico para descartar la posibilidad de otro tipo de trastorno.

¿Cuál es la forma correcta de cepillar los dientes de mi hijo?

Se aconseja la supervisión del cepillado de su hijo hasta los seis años, siguiendo las siguientes instrucciones:
  • Utilice una pequeña cantidad de crema dental (del tamaño de un guisante) con bajo nivel de flúor. Verifique que sus hijos no se traguen la crema dental.
  • Utilice un cepillo dental con cerdas suaves, cepillando primero las superficies interiores de todos los dientes, donde se acumula más placa. Coloque las cerdas inclinadas hacia la encía y cepille suavemente dede la encía hacia el diente.
  • Limpie todas las superficies exteriores de los dientes. Coloque las cerdas inclinadas hacia la encía y cepille suavemente hacia delante y hacia atrás.
  • Coloque el cepillo de modo que las cerdas estén sobre la superficie de masticación de los dientes. Cepille suavemente hacia delante y hacia atrás.

¿Es el hábito de succión del dedo un problema? ¿Cómo puede tratarse?

El reflejo de succión es normal y saludable en los bebés. Sin embargo, si continúa después de haber erupcionado los dientes permanentes, entre los cuatro y los siete años, este hábito puede provocar problemas con el crecimiento de la boca y la mandíbula, así como con la posición de los dientes. La succión habitual del dedo hace que los dientes anteriores se dirijan hacia afuera ocasionando una mordida abierta. Lo cual puede ocasionar problemas en la edad adulta, tales como desgaste prematuro de los dientes, mayor cantidad de caries y molestia al morder. La succión de chupetes una vez que aparecen los dientes permanentes produce problemas similares.

El mejor modo de resolver el hábito de succión (chupadedo) es a través del refuerzo positivo, sin utilizar palabras ni conductas negativas. Su hijo sólo está haciendo lo que le parece natural. Elógielo cuando no lo haga. Intente corregir la ansiedad que da origen a dicho hábito. El dentista o el pediatra también pueden recetar algún producto de sabor amargo para recubrir el dedo y evitar la succión o bien algún aparato que le recuerde que no debe succionarlo.
Enseñar a su hijo los métodos de higiene bucal apropiados es una inversión en salud que le proporcionará beneficios para toda la vida. Lo primero es darle un buen ejemplo; al cuidar usted sus propios dientes, el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante. Todo lo que haga de la higiene dental una tarea divertida, como cepillarse los dientes junto con sus hijos o permitirles elegir sus propios cepillos dentales, fomenta una higiene bucal apropiada.

Para ayudar a sus hijos a proteger sus dientes y encías y reducir el riesgo de formación de caries, enséñeles a seguir estos simples pasos:
  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día con una crema dental con flúor, lo cual le eliminará la placa bacteriana (que es una película pegajosa que se adhiere a los dientes y que es la causa principal de las caries).
  • Utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa que se deposita entre los dientes y debajo de la encía, evitando que se endurezca y se convierta en sarro, pues una vez que se ha formado, sólo puede ser eliminado con una limpieza profesional.
  • Elija una dieta equilibrada evitando el consumo de almidones y azúcares. Cuando ingiera estos alimentos, trate de hacerlo con la comida y no entre comidas. La saliva adicional que se produce durante una comida ayuda a enjuagar los alimentos de la boca.
  • Utilice productos dentales que contengan flúor, incluída la crema dental.
  • Lleve a sus hijos al dentista para realizarles revisiones periódicas.

¿Qué técnicas de cepillado puedo enseñarles a mis hijos?

Es importante supervisar el cepillado de sus niños hasta que dominen estos simples pasos:
  • Utilice una pequeña cantidad de crema dental (del tamaño de un guisante) con cantidades adecuadas de flúor. Verifique que sus hijos no se traguen la crema dental.
  • Con un cepillo dental suave, cepille primero la superficie interior de cada diente, que es donde más se acumula la placa. Coloque los filamentos inclinadas hacia la encía y cepille suavemente desde la encia hacia el diente.
  • Limpie las superficies exteriores de cada diente. Coloque el cepillo en ángulo respecto de la encía exterior y cepille suavemente desde la encia hacia el diente.
  • Cepille la superficie de masticación de cada diente. Cepille suavemente de posterior a anterior.
  • Utilice la punta del cepillo para limpiar la parte interior de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores.
  • ¡Siempre es divertido cepillarse la lengua!

¿Cuándo debe mi hijo comenzar a utilizar hilo dental?

Dado que el hilo dental elimina los restos alimenticios y la placa depositada entre los dientes, que es un lugar donde no llega el cepillo; se recomienda que a partir de los cuatro años, comience a utilizar hilo dental con sus hijos. A los ocho años, la mayoría de los niños pueden comenzar a utilizar el hilo dental por sí mismos.

¿Qué son los selladores de fisuras y cómo sé si mis hijos los necesitan?

Los selladores de fisuras crean una barrera altamente eficaz contra las caries, ya que son delgadas capas plásticas que se aplican a las superficies de masticación de los dientes posteriores permanentes del niño, donde se forman la mayoría de las caries. La aplicación de un sellador no es dolorosa y se puede efectuar en una sola visita al odontólogo. Él le indicará si un sellador es necesario para sus hijos.

¿Qué es el flúor y cómo sé si mis hijos reciben la cantidad apropiada?

El flúor es una de las mejores maneras para ayudar a prevenir el deterioro de los dientes. Se trata de un elemento que, al combinarse con el esmalte dental, lo fortalece. Además es recomendable el uso de la crema dental con flúor en todos los casos. Pregunte a su odontólogo qué crema dental debe usar para obtener el nivel adecuado de flúor. En niños menores de 6 años es recomendable utiliar una crema dental con 500 partes por millón de flúor.

¿Qué importancia tiene la dieta en la salud bucal de mis hijos?

Una dieta equilibrada es necesaria para que sus hijos desarrollen dientes fuertes y resistentes a las caries. Además de la gama completa de vitaminas y minerales, la dieta de un niño debe incluir mucho calcio, fósforo y los niveles apropiados de flúor.

Así como el flúor es la mejor protección para sus hijos contra las caries, los alimentos entre comidas de manera frecuente son el peor enemigo. Los azúcares y los almidones presentes en muchos alimentos como galletas, dulces, frutos secos, refrescos, galletas saladas y patatas fritas se combinan con la placa en los dientes para crear ácidos. Estos ácidos atacan el esmalte dental y pueden formar caries.

Cada "ataque de placa" puede durar hasta 20 minutos después de finalizada la comida. Incluso un pequeño bocado puede provocar que la placa produzca ácidos. Por eso, lo mejor es evitar la ingestión de alimentos entre comidas.

¿Qué debo hacer si un diente de mi hijo se astilla, se rompe o se pierde?

Ante una lesión en la boca de su hijo, consulte inmediatamente al odontólogo. Él examinará el área afectada y determinará el tratamiento apropiado.

Si su hijo experimenta dolor por un diente roto, o astillado, visite inmediatamente al odontólogo. Si lo desea, puede suministrarle un calmante hasta el momento de la cita. De ser posible, guarde la parte del diente que se ha roto y llévela al odontólogo.

Si perdió un diente por accidente, llévelo al odontólogo tan pronto como sea posible. Evite tocar el diente y no lo limpie. Guárdelo en agua o leche hasta llegar al consultorio. Es posible que el diente pueda volver a ser colocado en la boca del niño mediante un procedimiento llamado reimplantación.
La mejor forma de que disfruten de una sonrisa y dientes saludables es continuar con los buenos hábitos bucales adquiridos durante la primera infancia. Cuando se utilice aparatos dentales u otro tratamiento ortodóncico, es importante:
  • Cepillarse por lo menos dos veces al día con una crema dental con flúor para eliminar la placa, ya que esta es la causa principal de las caries dentales y de la enfermedad de las encías.
  • Utilizar hilo dental para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía. Si la placa no se elimina diariamente, es posible que se endurezca y se convierta en sarro (una acumulación amarillenta, dura y antiestética).
  • Limitar el consumo de almidones y azúcares, especialmente, los alimentos pegajosos.
  • Visitar al dentista regularmente para que le realice revisiones y limpiezas profesionales.

¿Qué cuestiones dentales especiales debe conocer el adolescente?

Algunos problemas dentales ocurren en la adolescencia. Informarse mejor sobre temas de salud bucal facilita la toma de decisiones inteligentes.
  • La ortodoncia: muchos preadolescentes y adolescentes requieren aparatos dentales para corregir dientes apiñados o girados en relación con los arcos dentales. Los dientes que no se acomodan correctamente presentan mayores dificultades a la hora de mantener la limpieza, corren mayor riesgo de ser perdidos precozmente y provocan tensión adicional en los músculos que participan en la masticación. Una evaluación ortodóncica determinará si necesita aparatos dentales y qué tipo de tratamiento es adecuado para usted. Si utiliza aparatos dentales, debe prestar especial atención a la limpieza correcta de los dientes.

  • Los protectores bucales: si practica deportes, los protectores bucales son fundamentales para proteger su sonrisa. Estos dispositivos normalmente cubren los dientes superiores y están diseñados para evitar la fractura de los dientes, los cortes en los labios y otros daños en la boca. Si utiliza aparatos dentales u otros dispositivos dentales fijos (como puede ser un puente) en la mandíbula, su odontólogo puede sugerir un protector bucal para estos dientes también.

  • La nutrición: la nutrición juega un papel clave en su salud bucal. Los azúcares y almidones de muchos alimentos y bebidas ayudan a la formación de placa y la misma destruye el esmalte dental. Limite la frecuencia con que ingiere alimentos : cada vez que consume alimentos y bebidas que contienen azúcares o almidón, sus dientes son atacados por ácidos. Una dieta equilibrada constxtuye una gran diferencia para su salud bucal. Elija alimentos nutritivos, tales como queso, vegetales crudos, yogurt común o frutas.

  • El tabaquismo: si usted no fuma, no comience a hacerlo jamás. Además de otros problemas de salud, el tabaquismo mancha los dientes y las encías; y contribuye al mal aliento. A largo plazo, los hábitos de fumar, aumentan el riesgo de desarrollar cáncer bucal y enfermedades de las encías. Si consume tabaco, hágalo saber a su dentista y a su médico, e infórmeles sobre cualquier problema bucal que sufra.

  • Perforación bucal cosmética: a pesar de su popularidad, la perforación bucal puede causar complicaciones como infecciones, hemorragia incontrolable y daños en los nervios. Además, usted puede ahogarse accidentalmente con los aretes, las barras o las argollas, y la joyería de metal puede astillar o quebrar los dientes y dañar las encías. Si está considerando realizarse una perforación bucal cosmética, comuníqueselo a su odontólogo; él podrá ayudarlo a tomar las decisiones más seguras.

  • Trastornos de la alimentación: tanto la bulimia (ingesta compulsiva y vómitos) como la anorexia (temor desmesurado a aumentar de peso) son trastornos serios que erosionan el esmalte dental y afectan directamente el aspecto de los dientes. Si bien un dentista puede corregir el esmalte deteriorado de los dientes, él no trata el trastorno de alimentación en sí. Este trastorno pone en peligro la vida y requiere el abordaje de temas psicológicos sobre la imagen que el paciente tiene de sí mismo y el autocontrol. Si padece o cree padecer un trastorno de este tipo, hable con su médico.

¿Cómo puedo ayudar a que mis dientes sean más blancos?

Las limpiezas profundas realizadas por un dentista o higienista eliminarán la mayoría de las manchas externas (sobre la superficie de los dientes) causadas por los alimentos y el tabaco. El uso de una crema dental blanqueadora también puede ayudar a eliminar las manchas superficiales. Si las mismas han estado presentes durante muchos años, es posible que deba hacerse blanquear los dientes profesionalmente para eliminar las más rebeldes.

Las manchas internas (por debajo del esmalte) pueden blanquearse, cementarse o taparse (con una corona). Si bien cada uno de estos métodos es seguro y eficaz, su odontólogo recomendará el tratamiento apropiado para usted según el estado de sus dientes y los resultados que usted desee obtener.
Muchos padres tratan de que sus niños coman alimentos que son buenos para sus cuerpos - incluyendo sus dientes- . Pero no siempre es fácil. La mayoría piden los alimentos de azúcar o almidones que ven en la TV y en la publicidad de revistas. Y esos pueden causar un desastre a la salud dental.

Existe mucha presión especialmente cuando llega la hora de la ingesta, según opina Geraldine Gennari, mamá de 2 niños de edad escolar . "La mayoría de los días mis hijos comerán manzanas o alguna otra fruta que les mando de almuerzo, pero lo que ellos realmente quieren es lo que los otros niños está comiendo" Y por el otro lado, otros niños están comiendo alimentos llenos de carbohidratos. Así que: ¿Qué puede hacer un padre?

No es una respuesta fácil, dice Joan Gluch, R.D.H., Ph.D., directora de promoción de la salud en la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Pensilvania. "Y les digo a los padres que deberían tratar de controlar lo más que sea posible, lo que sus niños están comiendo. Pero seamos realístas. No están con ellos todo el tiempo. Algunas veces los carbohidratos azucarados y almidones van a ser comidos por los niños."

Gluch hace las siguientes recomendaciones a los padres:
  • Sólo tenga comidas saludables en su casa.
  • Enfatice la importancia de los buenos hábitos alimenticios y sanos y enseñe a sus niños a comer adecuadamente.
  • Enseñe a sus niños que la comida basura puede producir problemas dentales muy serios
  • Trate de preparar la comida sana de manera divertida presentándola diferentes formas.
Gluch sabe que esto es muy fácil de decir pero no de hacer. "Los padres deberían estar preparados para algunas quejas". Deberían de ser firmes y decir a sus niños, "Quiero que seas tan saludable como te sea posible. Los alimentos que te estoy dando son los mejores para tu cuerpo y para tus dientes".

¿Cuáles son los alimentos más seguros para los dientes de sus hijos?

Los expertos coinciden que un niño necesita alimentos de los grupos mejores, para crecer apropiadamente y mantenerse sano. Pero demasiados carbohidratos, como almidones y azúcares pueden dañar los dientes. Cuando estos dominan la dieta de un niño aumenta el riesgo de caries.
Aunque es muy conocido que los alimentos como galletas, dulces, y pasteles tienen contenidos de azúcar, en otros alimentos esto no resulta tan obvio. Por ejemplo, la leche contiene un azúcar llamado lactosa y las frutas contienen sucrosa.
Y los carbohidratos azucarados no son los únicos malos. Un estudio reciente de El Instxtuto Forsyth, un centro científico de investigación en Boston, encontró que los carbohidratos no azucarados, como las patatas fritas pueden dañar igual que aquéllos con azúcar. Esta reducción lleva a preguntar por cuánto tiempo el carbohidrato, ya sea azúcar o almidón permanece sobre el diente.
Para que usted sepa qué alimentos enviar a su niño para el almuerzo, Gluch recomienda un poco de sentido común. Ella dice: "Piense cuidadosamente acerca de cómo está alimentando a su niño, "Si la ingesta es sólo azúcar o comidas sin valor nutricional, entonces recapacite y vuelva a comenzar" .

Aquí tiene más consejos para mantener los dientes de su niño, y su cuerpo, fuerte y sano.

Dar mucha fruta y vegetales en lugar de carbohidratos.
Elija frutas y vegetales que contengan mucha agua, como peras, melón, apio, y pepinos. Mientras que limite las frutas con azúcar concentrada como plátanos y pasas es buen consejo cepillarse inmediatamente después de comerlos

Servir queso como almuerzo
Los quesos promueven el flujo salival que limpia los restos alimenticios que se depositan en los dientes.

Evitar alimentos pegajosos o empalagosos
Alimentos como las frutas con recubrimiento o cáscara, las pasas, caramelos, miel, melaza o jarabes que se pegan a los dientes dificultan la acción de arrastre de la saliva. Si su niño come alimentos pegajosos, pídales que se cepillen sus dientes, inmediatamente después de comerlos.

Servir los postres con los alimentos
Si usted va a dar a sus niños algo dulce, sírvalo como postre, precisamente después de comer. Mientras se alimenta, la cantidad de saliva en la boca aumenta, haciendo más fácil el arrastre de las partículas adheridas en los dientes. Muchos niños además toman líquidos con los alimentos lo cual ayuda a esta misma remoción.

Dar la menor cantidad de bocadillos entre comidas
Cada vez que su niño come azúcares o almidones, las bacterias de la boca los rodean y degradan creando ácidos destructores. Estos ácidos causan corrosión en el esmalte de los dientes aproximadamente durante 30 minutos aunque después se inactivan. Mientras más alimentos de este tipo coma el niño, mayor será la frecuencia de producción del ácido que trabaja sobre el diente.

Evitar los alimentos azucarados que tienden a mantenerse sobre el diente
Los alimentos que se mantienen en la boca por mucho tiempo como las piruletas, caramelos, chicles, le proporcionan al diente un baño de azúcar. Esto sucede también en niños que toman bebidas suaves a sorbos. A mayor cantidad de azúcar que se quede en el diente mayor daño el que se puede causar.

Tomar leche o agua en lugar de zumo o refresco
Muchos de los zumos y refrescos llevan grandes cantidades de azúcar. A pesar de que la leche contiene un azúcar llamado lactosa, es más nutricional que cualquier otro líquido azucarado. Cuando le dé jugo a su niño, dilúyalo primero en agua.

Usar Flúor y cepillar, cepillar, cepillar
La mejor manera de prevenir la caries es con el uso de la crema dental y un enjuague diariamente. El flúor se filtra en la estructura del diente para prevenir las lesiones tempranas que comienzan dentro de él. El cepillado y el uso de hilo dental remueven las partículas alimenticias y la placa bacteriana que forman ácidos cerca de los dientes. Todos deberíamos cepillar nuestros dientes, al menos 2 veces al día con una pasta dental con flúor, justamente al terminar de comer.
La clave para mantener una sonrisa brillante y saludable durante toda la vida adulta es practicar una correcta higiene bucal. Los adultos, también, padecen caries y enfermedades de las encías que pueden convertirse en problemas serios. Por eso es importante que en la vida adulta, usted respete estas sugerencias:
  • Cepíllese los dientes dos veces al día con una crema dental con flúor para eliminar la placa bacteriana (que es una película pegajosa que se adhiere a los dientes y que es la causa principal del deterioro de los dientes).
  • Utilize hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía, y evite que se endurezca y se convierta en sarro. Una vez que el sarro se ha formado, sólo se elimina mediante la limpieza profesional.
  • Limite el consumo de almidones y azúcares, especialmente, los alimentos pegajosos. Cuanto mayor es la frecuencia con que ingiere alimentos entre comidas, más oportunidades tienen los ácidos de la placa para atacar su esmalte dental.
  • Visite al dentista periódicamente para que le realice exámenes periódicos y limpiezas profesionales.

¿Qué temas dentales especiales debo conocer como adulto?

Aún cuando se cepille los dientes y use hilo dental periódicamente, probablemente deba enfrentar ciertos problemas de salud bucal en la vida adulta. Afortunadamente, el odontólogo puede ayudarle a prevenir y sanar la mayoría de estas situaciones satisfactoriamente.
  • La enfermedad de las encías comienza como gingivitis, que en su etapa inicial todavía es reversible. Los síntomas de la gingivitis son encías enrojecidas, inflamadas o muy sensibles, que tienden a sangrar durante el cepillado o espontáneamente. Si observa alguno de estos síntomas, consulte a su odontólogo antes de que los problemas sean más serios. La enfermedad, en sus etapas más avanzadas, puede provocar la pérdida de los dientes.

  • La salud de las encías también afecta su estado general de salud. Estudios recientes han demostrado una posible relación entre la periodontxtis (una enfermedad de los tejidos que fijan el diente al hueso) y otras enfermedades, como la diabetes y las afecciones cardíacas; y un posible vínculo con los nacimientos prematuros. Para prevenir la aparición de la enfermedad de las encías, cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día, utilice hilo dental diariamente y programe limpiezas profesionales cada seis meses.

  • Las cavidades alrededor de obturaciones existentes (denominadas caries recurrentes) y las caries en las superficies radiculares de los dientes son más comunes con el avance de la edad. Por lo tanto, es importante cepillarse con una crema dental fluorurada, utilizar hilo dental diariamente y visitar al odontólogo con regularidad.
La sensibilidad dental puede agravarse a medida que envejecemos. Las encías se retraen naturalmente con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante los alimentos o bebidas frías y calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, bebidas y alimentos ácidos y dulces. Si experimenta sensibilidad, pruebe una crema dental para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulte a su odontólogo, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como una caries o un diente fisurado o fracturado.

Las coronas se utilizan para reforzar los dientes dañados. Una corona cubre o "enfunda" completamente el diente dañado. Además, se utiliza para mejorar su aspecto, forma o alineación. Los implantes y los puentes se utilizan para reemplazar dientes ausentes. Los implantes dentales reemplazan uno o más dientes, o bien se utilizan para sujetar prótesis dentales completas o parciales. Consulte a su dentista para saber si los implantes son adecuados para usted. Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes, sirven para cubrir el espacio existente. Los puentes se cementan a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío.

¿Cómo puedo ayudar a que mis dientes sean más blancos?

Las limpiezas profundas realizadas por un dentista o higienista eliminarán la mayoría de las manchas externas causadas por los alimentos y el tabaco. El uso de una crema dental blanqueadora también puede ayudar a eliminar esas manchas superficiales. Si han estado presentes durante muchos años, es posible que deba acudir a un dentista para que le realize un blanqueo profesional y elimine las manchas más rebeldes.

Las manchas internas pueden blanquearse, cementarse o taparse (con una corona). Si bien cada uno de estos métodos es seguro y eficaz, su dentista recomendará el tratamiento apropiado para usted según el estado de sus dientes y los resultados que desee obtener.

¿Qué efecto tiene la dieta sobre mi salud bucal?

Es necesaria una alimentación adecuada porque de no existir, puede además de afectar en gran medida el estado general de salud, y el estado de salud necesario para mantener dientes y encías saludables. Una dieta equilibrada proporciona a los tejidos gingivales y a los dientes, los nutrientes y minerales que necesitan para mantenerse fuertes y resistir a las infecciones que contribuyen a la enfermedad de las encías. Además, los alimentos fibrosos, como las frutas y los vegetales, ayudan a limpiar los dientes y los tejidos. Los alimentos blandos y pegajosos, en cambio, tienden a permanecer en las fosas de los molares y entre los dientes, produciendo más placa.

Cada vez que consume alimentos y bebidas que contienen azúcares o almidones, las bacterias de la placa producen ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más. Para reducir el daño al esmalte dental, limite la cantidad de veces al dia que ingiere alimentos Cuando consuma alimentos, elija aquéllos que sean nutritivos, como queso, vegetales crudos, yogurt común o frutas.
Un informe de la Dirección General de Salud Pública en EE.UU. sobre salud bucal afirma que una buena salud bucal es esencial para conservar la salud general del individuo. Particularmente en el caso de las mujeres, un gran número de investigaciones han relacionado la enfermedad de las encías con una variedad de problemas de salud general, debido a que la enfermedad de las encías es una infección bacteriana, y las bacterias pueden ingresar en el torrente sanguíneo y convertirse en un factor causal de otras complicaciones de salud.
  • Enfermedades cardíacas: Las personas con enfermedad de las encías presentan un mayor riesgo de alteraciones cardíacas con casi el doble de probabilidades de padecer un ataque cardíaco fatal. Las enfermedades cardíacas constxtuyen el factor número uno de fallecimiento de mujeres norteamericanas.1

  • Infarto: Un estudio identificó una relación superficial entre las infecciones bucales como factor de riesgo de infartos.2

  • Diabetes: Las personas que padecen diabetes son más propensas a tener enfermedades de las encías y éstas pueden dificultar los controles de azúcar en sangre. La enfermedad gingival o de las encías puede ser un factor de riesgo para la diabetes, inclusive para individuos sanos.3

  • Problemas respiratorios: Las bacterias que proliferan en la cavidad bucal pueden viajar a los pulmones provocando enfermedades respiratorias como neumonía, especialmente en las personas con enfermedad de las encías.4

  • Consecuencias en las embarazadas: Las mujeres embarazadas que padecen enfermedad gingival pueden ser más propensas a tener bebés prematuros o demasiado pequeños. Además de que con esto, se puede iniciar un aumento de los niveles de los fluidos biológicos que inducen el parto.4
Debido a que la enfermedad de las encías es indolora, un gran número de mujeres no se da cuenta de su presencia hasta que la misma no alcanza un estado avanzado. La mejor manera de prevenirla es el cepillado y la limpieza con hilo dental diarios, así como la visita periódica al odontólogo

¿Cómo debe cambiar mi salud bucal a través de la vida?

Las mujeres deben realizar prácticas especiales de higiene bucal, ya que los cambios en los niveles hormonales durante la pubertad, menstruación, embarazo y menopausia afectan el modo en que las encías reaccionan ante la placa que se deposita en los dientes. En esos períodos, las mujeres deben ser especialmente cuidadosas con el cepillado y la utilización del hilo dental todos los días para evitar la enfermedad de las encías.
Otra información de importancia que usted debe conocer:
  • Menstruación: algunas mujeres notan que sus encías se inflaman y sangran antes de su período, mientras otras experimentan herpes labiales o aftas. Estos síntomas suelen desaparecer una vez que comienza el período menstrual.

  • Uno de los efectos colaterales más comunes de los anticonceptivos orales son las encías inflamadas.

  • Embarazo: los estudios realizados han demostrado que un gran número de mujeres embarazadas padece "gingivitis del embarazo". Los síntomas son encías sangrantes, inflamadas y enrojecidas. El cuidado de la salud bucal en la embarazada es especialmente importante.

  • Menopausia: las encías inflamadas o enrojecidas, dolor bucal y molestias, sensaciones de ardor, alteración del gusto y sequedad bucal son síntomas bucales frecuentes durante esa etapa de la vida de las mujeres.

  • Osteoporosis: un número de estudios sugiere que hay una relación entre la osteoporosis y la pérdida de hueso en los maxilares . Los investigadores sugieren que esto podría derivar en la pérdida de dientes, debido a que disminuye la densidad del hueso que los sostiene. Cuando se encuentra combinada con la enfermedad de las encías, la osteoporosis acelera el proceso de pérdida ósea alrededor de los dientes.
Existen cada vez más pruebas que sugieren una relación entre la enfermedad de las encías y los nacimientos prematuros y de bebés por debajo del peso normal. Las embarazadas que padecen enfermedad de las encías tienen más probabilidades de dar a luz a un bebé prematuro o muy pequeño.

Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones para confirmar de qué manera la enfermedad de las encías afecta el embarazo. Aparentemente, esta enfermedad causa niveles altos de fluidos biológicos que inducen el parto. Los datos también sugieren que cuando ésta enfermedad empeora durante el embarazo, existe mayor riesgo de que el bebé sea prematuro.

¿Qué puedo hacer para asegurarme de tener un embarazo saludable?

El mejor consejo para las mujeres que están planeando tener un bebé es visitar al odontólogo para una revisión y tratamiento de cualquier problema bucal antes de quedar embarazada.

Durante el embarazo, los dientes y las encías necesitan atención especial. El cepillado y el uso de hilo dental en forma periódica, la alimentación con una dieta equilibrada y el visitar al odontólogo regularmente ayudarán a reducir los problemas dentales que acompañan al embarazo.

¿Qué problemas bucales pueden desarrollarse durante el embarazo?

Los estudios demuestran que muchas embarazadas experimentan gingivitis del embarazo (acumulación de placa dental sobre los dientes, que irrita las encías). Los síntomas son encías enrojecidas, inflamadas y sangrantes.

La gingivitis del embarazo ocurre con mayor frecuencia en este período porque los niveles elevados de hormonas acentúan la reacción de las encías ante los agentes irritantes de la placa. Sin embargo, sigue siendo la placa (y no las hormonas) la causa principal de la gingivitis.

Mantener los dientes limpios, especialmente cerca de la encía, ayudará notablemente a reducir e incluso a prevenir la gingivitis durante este periodo. Además; es mejor para sus dientes, sustxtuir los dulces por alimentos más sanos, como queso, frutas frescas y vegetales.

¿Qué debo esperar de la visita al odontólogo durante el embarazo?

Primero, al programar la visita, comuníquele a su odontólogo que está embarazada. Es mejor programarla entre el cuarto y sexto mes de gestación, ya que se cree que los primeros tres meses de embarazo son los más importantes para el desarrollo del bebé. Durante el último trimestre, el estrés asociado con las visitas odontológicas puede aumentar la incidencia de complicaciones prenatales.

Generalmente, el dentista evita las radiografías, las anestesias dentales, los analgésicos y antibióticos (particularmente la tetraciclina) durante el primer trimestre, a menos que sean absolutamente necesarios. Durante el último trimestre de gestación, sentarse durante largos períodos en el sillón odontológico puede resultar incómodo. Además, hay evidencia de que las embarazadas tienen mayor propensión a sufrir náuseas, sin embargo, el odontólogo está preparado para esta situación.

Si necesita programar una visita de emergencia, hágale saber de inmediato al profesional que está embarazada. Infórmele sobre cualquier preocupación, abortos espontáneos anteriores y medicamentos que esté tomando, ya que los mismos pueden afectar el modo en que él el profesional atienda sus necesidades. En ocasiones, puede ser necesario antes de iniciar cualquier tratamiento que el odontólogo realice una interconsulta con su médico.

Si tiene dudas o preocupaciones, no deje de consultar al dentista y al médico. En caso de que su dentista le recete algún medicamento, no exceda la dosis recetada, aún tratándose de sólo aspirinas.
Con el cuidado adecuado y revisiones dentales periódicas, los dientes pueden durar toda la vida. Independientemente de su edad, mantenga sus dientes y encías saludables cepillándose por lo menos dos veces al día con una crema dental con flúor, utilice el hilo dental diariamente y visite al dentista en forma periódica para realizarse limpiezas profesionales y revisiones.

¿Qué debo conocer como persona mayor acerca de la salud bucal?

Durante la tercera edad, es posible que se enfrente a alteraciones referidas a su salud bucal, aún si usted se cepilla y utiliza hilo dental con regularidad. El uso de prótesis dentales, el tomar medicamentos y los trastornos generales de la salud suelen ser comunes en la tercera edad. Afortunadamente, el dentista y el médico pueden ayudarle a enfrentar la mayoría de esos desafíos satisfactoriamente.
  • Las caries y el deterioro de las superficies radiculares de los dientes son más comunes en las personas mayores. Por lo tanto, es importante cepillarse con una crema dental con flúor, utilizar el hilo dental diariamente y visitar al dentista con regularidad.

  • La sensibilidad puede agravarse a medida que se avanza en edad . Las encías se retraen con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante alimentos o bebidas frías o calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, a bebidas y alimentos ácidos y dulces. Si experimenta sensibilidad, pruebe una crema dental para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulte al odontólogo, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como una caries o un diente dañado o fracturado.

  • La sequedad en la boca es un trastorno común en las personas mayores, que puede ser causado por medicamentos o ciertos trastornos médicos. Si no se trata, esto puede dañar los dientes. Su dentista le recomendará varios métodos para recuperar la humedad de la boca, además de tratamientos o medicamentos apropiados para evitar los problemas relacionados con la sequedad bucal.

  • Los trastornos de salud preexistentes, como diabetes, afecciones cardíacas o cáncer pueden afectar su salud bucal. Asegúrese de comunicarle a su odontólogo cualquier problema de salud, para que comprenda su situación general y lo ayude a satisfacer sus necesidades especiales.

  • Las prótesis dentales le hacen la vida más fácil a las personas mayores, pero requieren cuidados especiales. Siga cuidadosamente las instrucciones del dentista y visítelo si surge cualquier problema. Las personas que utilizan prótesis dentales deben realizarse un exámen anual.

  • La enfermedad de las encías es un trastorno potencialmente grave que afecta a personas de todas las edades, pero especialmente a aquellas mayores de 40 años. Diversos factores pueden aumentar la gravedad de la enfermedad de las encías, entre los que se cuentan:

    1. Una dieta inadecuada
    2. Una higiene bucal deficiente
    3. Enfermedades sistémicas, como diabetes, afecciones cardíacas y cáncer.
    4. Factores ambientales como: el estrés y el tabaquismo
    5. Ciertos medicamentos que afectan el estado de las encías

    • Debido a que las primeras etapas de la enfermedad de las encías son reversibles, es importante identificarlas precozmente. Los exámenes dentales periódicos aseguran la detección y el tratamiento de la enfermedad de las encías. En ocasiones es posible evitar la aparición de la enfermedad de las encías si se practica una correcta higiene bucal.

  • Las coronas y los puentes se utilizan para reforzar los dientes dañados o reemplazar los ausentes. Una corona se usa para cubrir o "enfundar" por completo un diente dañado. Además, se puede utilizar para mejorar su aspecto, forma o alineación. Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes que faltan, cubriendo el espacio dejado por los mismos. Los puentes se adhieren con cemento a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío.
La caries dental es la destrucción de los tejidos de los dientes causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. Este deterioro de los dientes está muy influenciado por el estilo de vida, es decir influye lo que comemos, la forma cómo cuidamos nuestros dientes (nuestros hábitos de higiene), la presencia de flúor en el agua y la crema dental que utilizamos. La herencia también juega un papel importante en la susceptibilidad de sus dientes a la caries.

Si bien la caries suele ser más común en niños, los adultos también corren riesgo de padecerla. Los tipos de caries incluyen:
  • Caries de corona: Son las más comunes, se presenta tanto en niños como en adultos, y generalemente sobre las superficies de masticación o entre los dientes.
  • Caries radicular: a medida que avanzamos en edad, las encías se retraen, dejando expuestas partes de la raíz del diente. Como las raíces no están recubiertas por esmalte, estas zonas expuestas pueden afectarse fácilmente.
  • Caries recurrentes: se pueden formar alrededor de las obturaciones y coronas existentes. Sucede debido a que dichas zonas tienen tendencia a acumular placa, lo cual finalmente produce la formación de caries.
Los adultos corren especial riesgo de padecer caries si sufren de sequedad bucal, que es un trastorno provocado por la falta de saliva debido a algunas enfermedades, el uso de algunos medicamentos, y a tratamientos de radioterapia y quimioterapia. La sequedad bucal puede ser temporal o permanente, según su origen.
Las caries pueden ser graves ya que si no se tratan, pueden destruir el diente y matar los delicados nervios de su interior, lo cual puede provocar un absceso (una infección en el extremo de la raíz). Una vez formado un absceso, el único tratamiento posible es la endodoncia (también llamada tratamiento del conducto radicular) o la extracción del diente.

¿Cómo sé si tengo una caries?

Sólo su dentista puede determinar con seguridad si tiene una caries. Esto se debe a que las caries se desarrollan debajo de la superficie del diente, donde no puede verlas. Cuando ingiere alimentos que contienen carbohidratos (azúcares y almidones), las bacterias de la placa los consumen y producen ácidos que destruyen el diente. Con el tiempo, el esmalte dental comienza a desmineralizarse y así se forma una caries.
Las caries son más proclives a desarrollarse en las fosas de las superficies de masticación de los dientes posteriores, entre los dientes y cerca de la encía. Sin embargo, independientemente de dónde aparezcan, el mejor modo de localizarlas y tratarlas antes de que se agraven es visitar al dentista y someterse a revisiones o controles regulares.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir las caries?
  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día y utilize hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía.

  • Sométase a revisiones dentales periódicas. La atención preventiva ayuda a evitar que ocurran problemas y que los problemas menores se conviertan en mayores.

  • Lleve una dieta equilibrada restringida en alimentos con almidones o azúcares. Cuando ingiera estos alimentos, intente hacerlo junto a una comida y no entre comidas para minimizar así la cantidad de veces que expone sus dientes al ácido que producen las bacterias.

  • Utilize productos dentales que contengan flúor, incluida la crema dental.
Es una película incolora, pegajosa compuesta por bacterias y azúcares que se forma y adhiere constantemente sobre nuestros dientes. Es la principal causa de las caries y de enfermedad de las encías y pueden endurecerse y convertirse en sarro si no se retira diariamente.

¿Cómo sé si tengo placa?

Todos tenemos placa porque las bacterias se forman constantemente en nuestra boca. Para crecer y desarrollarse, las bacterias utilizan residuos provenientes de nuestra dieta y saliva. La placa provoca caries cuando al producirse los ácidos, éstos atacan a los dientes después de comer. Los ataques ácidos repetidos destruyen el esmalte dental y originan caries. Además, si la placa no se elimina correctamente irrita las encías alrededor de los dientes y da origen a una gingivitis (encías sangrantes, inflamadas y enrojecidas), a enfermedades periodontales (enfermendad en los tejidos de soporte del diente) e incluso a pérdida de piezas dentales.

¿Cómo prevenir la formación de placa?

Con los cuidados adecuados, es fácil prevenir la formación de placa. Es importante respetar los siguientes cuidados:
  • Cepíllese cuidadosamente, por lo menos dos veces al día, para retirar la placa adherida a la superficie de los dientes.

  • Use hilo dental diariamente para retirar la placa que se forma entre los dientes y debajo de la línea de las encías, donde el cepillo dental no llega.

  • Limite el consumo de almidones y azúcares, especialmente alimentos pegajosos.

  • Programe un calendario de visitas regulares al odontólogo para las limpiezas profesionales y los exámenes odontológicos.
El sarro, también denominado cálculo o tártaro dental, es la placa bacteriana que se ha endurecido sobre sus dientes, debido al depósito de minerales sobre ella. También se puede formar en el borde de las encías y debajo de ellas y puede irritar los tejidos gingivales. El sarro proporciona a la placa una superficie más extensa donde crecer y más pegajosa donde adherirse, lo cual deriva en afecciones más graves como caries y enfermedades de las encías.

El sarro no sólo amenaza la salud de sus dientes y encías, sino que también constxtuye un problema estético. Como es más poroso, absorbe las manchas con facilidad. Por lo tanto si usted toma café o té, o fuma, es de especial importancia que evite la formación de sarro.

¿Cómo sé si tengo sarro?

A diferencia de la placa que es una película incolora, el sarro es una formación de minerales fácilmente visible si se localiza por encima de la línea de las encías. El indicador de sarro más común es observar un color marrón o amarillento en los dientes o encías. El único modo cierto de detectar la presencia de sarro y de retirarlo es acudir a su dentista.

¿Cómo prevenir la formación de sarro?

Para reducir la formación de sarro y reducir la placa es importante cepillarse correctamente, especialmente con una crema dental para control de sarro, y utilizar hilo dental.

Una vez que el sarro se ha depositado en sus dientes, sólo su dentista o higienista podrán retirarlo. El proceso para retirar el sarro se denomina "raspado radicular". Durante este procedimiento, el dentista o higienista utilizan instrumentos especiales con los que retiran el sarro que se encuentra a la vista sobre los dientes y el que se halla debajo de la línea de las encías.
La enfermedad de las encías es una inflamación de las mismas que puede avanzar hasta afectar el hueso que rodea y sostiene a los dientes. Es causada por las bacteriana, al formarse constantemente sobre los dientes una película transparente y pegajosa. Si no la elimina diariamente con el cepillado y el uso del hilo dental, la placa se acumula y las bacterias pueden infectar no sólo la encía superficial y los dientes, sino también el tejido gingival y el hueso que sostiene los dientes. Esta puede ser una causa de que los dientes se aflojen, se caigan o que finalmente el dentista los tenga que extraer.

Hay tres etapas de la enfermedad de las encías:
  • Gingivitis: Esta primera etapa de la enfermedad es una inflamación de las encías provocada por la acumulación de placa en el borde de la misma, la cual, al no ser eliminada por el cepillado y el uso diario del hilo dental, produce toxinas que irritan el tejido gingival, causando gingivitis. Puede observarse sangrado durante el cepillado, al usar el hilo dental o incluso de manera espontánea. En esta primera etapa de la enfermedad, el daño puede revertirse, ya que el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes en su lugar todavía no han sido afectados.

  • Periodontxtis: En esta etapa, el hueso y las fibras que sostienen los dientes en su lugar sufren daños irreversibles. Se forma una bolsa debajo del borde de las encías, donde quedan atrapados los alimentos y la placa. El tratamiento dental adecuado y una atención en el hogar más cuidadosa, generalmente, ayudan a prevenir daños mayores.

  • Periodontxtis avanzada: En esta etapa final de la enfermedad, se destruyen las fibras y el hueso que sostiene los dientes, lo que hace que los dientes se desplacen o se aflojen. La mordida puede verse afectada y, si no se realiza un tratamiento adecuado, puede suceder que el dentista tenga que extraer los dientes.

¿Cómo sé si tengo la enfermedad de las encías?

La misma puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en los adultos. Si se la detecta en sus primeras etapas, puede revertirse o frenar su desarrollo. Consulte al odontólogo si observa alguno de los siguientes síntomas:
  • Las encías están enrojecidas, inflamadas o sensibles
  • Hay sangrado de encías al cepillarse o al utilizar el hilo dental
  • Los dientes parecen ser más largos porque las encías se han retraído y se ven las raíces
  • Se sienten cambios en el modo en que cierran los dientes al morder
  • Puede haber salida de pus entre los dientes y las encías
  • Se percibe constantemente, la presencia de mal aliento o mal sabor en la boca

¿Cómo se trata la enfermedad de las encías?
  • Las primeras etapas de la enfermedad, por lo general, pueden revertirse con el cepillado correcto y el uso apropiado del hilo dental. Una buena salud bucal ayudará a evitar la formación de placa.
  • Una limpieza profesional llevada a cabo por el dentista o el higienista es el único modo de eliminar la acumulación de placa que se ha endurecido y convertido en sarro. Su dentista o higienista limpiará sus dientes para eliminar el sarro por encima y por debajo del borde de la encía. Si su afección es más grave, quizá lleve a cabo un procedimiento de alisado de las raíces. El alisado radicular ayuda a eliminar las irregularidades de las raíces dentales, dificultando el depósito de la placa.

Mediante la programación de revisiones periódicas, la enfermedad de las encías en sus primeras etapas puede tratarse, antes de que se transforme en un trastorno más serio. Si la enfermedad está en un estado más avanzado, necesitará de un tratamiento a realizar en el consultorio.
Las irritaciones y las lesiones bucales son protuberancias, manchas o llagas en la boca, los labios o la lengua. Si bien existen muchos tipos de llagas y trastornos bucales, entre los más comunes se encuentran las aftas, el herpes labial, la leucoplasia y la candidiasis. Los mismos se discuten a continuación. Si tiene una llaga en la boca, no está solo: cerca de un tercio de todas las personas las padecen en algún momento. Sin embargo, las llagas, las irritaciones y las lesiones bucales son dolorosas, antiestéticas, y pueden interferir con la alimentación y el habla. Cualquier llaga bucal que persista durante una semana o más debe ser examinada por un dentista. Quizá recomiende una biopsia (extracción de tejido para análisis), que usualmente permite determinar la causa y descartar enfermedades serias como el cáncer y el SIDA.

¿Cómo sé si tengo una llaga o una lesión bucal?

Los siguientes signos pueden indicar una llaga o una lesión bucal:
  • Las aftas son pequeñas protuberancias blancas o llagas rodeadas por una zona enrojecida. Si bien las aftas no son contagiosas, se las suele confundir con el herpes labial, causado por el virus del herpes. Quizá sea útil recordar que las aftas aparecen dentro de la boca, mientras que el herpes labial usualmente lo hace fuera de ella. Las aftas pueden repetirse y ser menores (pequeñas), mayores (grandes) o herpetiformes (múltiples, en grupos o en racimos). Las aftas son afecciones comunes y suelen reaparecer. Si bien no se conoce la causa exacta de las mismas, algunos expertos creen que pueden verse involucrados problemas del sistema inmunológico, bacterias o virus. Factores como el estrés, los traumas, las alergias, el tabaquismo, la deficiencia de hierro u otras vitaminas y la herencia también contribuyen a que una persona sea más propensa a padecer aftas.

  • El herpes labial, también llamado ampollas de fiebre o herpes simplex, es un grupo de ampollas que aparece alrededor de los labios y a veces debajo de la nariz o en el mentón. El herpes labial, por lo general, es causado por un tipo de virus herpes y es muy contagioso. La primera infección suele ocurrir en niños, a veces sin síntomas, y puede confundirse con un resfriado o una gripe. Una vez que la persona se ha infectado, el virus permanece en el cuerpo, provocando ataques recurrentes ocasionalmente. En algunas personas, sin embargo, el virus permanece inactivo.

  • La leucoplasia tiene el aspecto de una placa blanquecina y espesa en el interior de la mejilla, las encías o la lengua. Se la suele relacionar con el hábito de fumar y mascar tabaco, si bien otras causas pueden ser las prótesis dentales mal ajustadas, los dientes rotos y el morderse la propia mejilla. Puesto que un 5% de los casos de leucoplasia se convierte en cáncer, el dentista realizará una biopsia. La leucoplasia suele curarse al dejar el tabaco.

  • La candidiasis es una infección micótica causada por el candida albicans (un hongo). Se la reconoce por las placas de color amarillento cremoso o rojizo que aparecen en las superficies húmedas de la boca. Los tejidos que se encuentran debajo de la placa pueden doler. La infección micótica bucal ocurre con mayor frecuencia en aquellos que utilizan prótesis dentales, los recién nacidos, las personas debilitadas por una enfermedad y las personas cuyo sistema inmunológico no funciona correctamente. Aquellos que padecen boca seca, que están tomando o que acaban de finalizar un tratamiento con antibióticos también son susceptibles a ella.

¿Cómo se tratan las irritaciones y las lesiones bucales?

El tratamiento varía según el tipo de trastorno que tenga. Para los tipos más comunes de llagas y trastornos bucales, descritos anteriormente, el tratamiento es el siguiente:
  • Aftas: las aftas suelen curarse después de 7 o 10 días, si bien los brotes recurrentes son comunes. Los ungüentos tópicos de venta libre y los analgésicos proporcionan un alivio temporal. El uso de enjuagues bucales antimicrobianos ayuda a reducir la irritación. A veces, se recetan antibióticos para reducir una infección secundaria.

  • Herpes labial: las ampollas suelen desaparecer en una semana aproximadamente. Puesto que las infecciones de herpes no tienen cura, las ampollas pueden volver a aparecer durante períodos de trastornos emocionales, exposición a la luz solar, alergias o fiebre. Los anestésicos tópicos de venta libre pueden proporcionar alivio temporal. Las drogas antivirales recetadas pueden reducir estos tipos de infecciones virales. Consulte a su médico o dentista al respecto.

  • Leucoplasia: el tratamiento comienza por eliminar los factores que causan las lesiones. Para algunos pacientes, esto significa dejar de fumar o de mascar tabaco. Para otros, significa desechar las prótesis dentales de ajuste deficiente y reemplazarlas por otras que encajen correctamente. Su dentista controlará el trastorno, examinándo la lesión a intervalos de tres o seis meses, según el tipo, la ubicación y el tamaño de la misma.

  • Candidiasis: el tratamiento consiste en controlar los trastornos que causan los brotes.

    1. La limpieza de las prótesis dentales es importante para prevenir problemas inducidos por las mismas. Es útil quitarse la prótesis por la noche.
    2. Si la causa es el uso de antibióticos o anticonceptivos orales, quizá deba reducir la dosis o cambiar el tratamiento.
    3. Existen sustitutos de saliva para tratar la sequedad bucal.
    4. Cuando la causa subyacente es inevitable o incurable, puede utilizar medicamentos antimicóticos.
    5. La correcta higiene bucal es fundamental.
Es el dolor o molestia que se produce debido a un desgaste de la superficie dental o retracción del tejido gingival. La causa más común en los adultos es la exposición de las raíces ante dicha retracción de las encías. Como estas raíces no están cubiertas con esmalte, los miles de canales diminutos que van al centro del nervio dental (pulpa) quedan expuestos. Cuando el calor, frío o una presión toca esos canales, usted siente dolor.

No prestar atención a sus dientes sensibles puede derivar en otros problemas bucales. Esto ocurre frecuentemente cuando el dolor no permite que usted cepille sus dientes, y por lo tanto, sea más vulnerable a las caries y a la enfermedad de las encías.

¿Cómo sé si tengo dientes sensibles?

Si alguna vez tuvo una sensación dolorosa en sus dientes después de beber o comer alimentos o bebidas calientes o frías, eso significa que usted ha tenido dientes sensibles. Esta suele ser una situación común, ya que uno de cada cuatro adultos en los Estados Unidos sufre esta afección que con frecuencia, aparece y desaparece en distintos momentos de la vida.

¿Cómo tratar los dientes sensibles?

Lo primero y mas importante, es que se lo comente a su dentista o higienista.

Los dientes sensibles generalmente pueden tratarse con éxito. Su dentista le prescribirá un gel o un enjuague con flúor. Intente usar cremas dentales con fórmulas especiales para dientes sensibles. Pregúntele a su odontólogo qué producto para dientes sensibles es el adecuado para usted.

Asegúrese cepillar sus dientes correctamente, pues en caso contrario puede desgastarlos y con ello hacerlos más sensibles. Un cepillado con presión excesiva, así como el punto de contacto de una prótesis parcial y las ortodoncias pueden producir abrasión (pérdida de superficie dental).
Halitosis es la presencia de mal aliento y un problema que muchas personas padecen alguna vez. Se calcula que el 40% de la población sufre o sufrió de halitosis en algún momento de su vida.

El mal aliento se atribuye a diversas causas:
  • Mala higiene bucal (cepillado incorrecto o limpieza con hilo dental inadecuada)
  • Enfermedad de las encías
  • Ingesta de ciertos alimentos, como cebolla o ajo
  • Tabaco y alcohol
  • Sequedad bucal (provocada por medicamentos, trastornos clínicos y por disminución del flujo salival durante el sueño, de allí el término "aliento matinal")
  • Enfermedades sistémicas como cáncer, diabetes, hígado y trastornos hepáticos

¿Cómo sé si tengo halitosis?

Una de las formas de saber si se tiene mal aliento es cubrirse la boca y la nariz con la mano, exhalar y oler el propio aliento. Otras de las maneras es preguntarle a alguien de confianza o a nuestro dentista si tenemos mal aliento. Recuerde que un gran número de personas sufren de "aliento matinal" provocado por un flujo salival reducido durante el sueño que hace que los ácidos y otros restos alimenticios se descompongan en la cavidad bucal. Son aconsejables el cepillado y la limpieza profunda con hilo dental antes de irse a dormir y luego en la mañana, al levantarse para mejorar la situación.

¿Cómo puedo prevenir la halitosis?

Evite los alimentos responsables del mal aliento y además:
  • Cepille profundamente y de manera correcta sus dientes por lo menos dos veces al día y realice una limpieza con hilo dental para retirar la placa bacteriana y restos de alimentos. Cepillar la lengua también reduce el mal aliento
  • Si usa prótesis removibles, retírelas todas las noches y límpielas minuciosamente antes de volver a colocárselas
  • Visite a su dentista periódicamente para realizarse revisiones y limpiezas dentales

Si el mal aliento persiste aún con el cepillado y el hilo dental, visite al dentista para que le realice un examen dental e identifique si existen problemas más serios. Sólo el dentista puede determinar si el mal aliento proviene de una enfermedad de encías, de una sequedad bucal, o es consecuencia de la formación de placa bacteriana.
La alteración de la articulación temporomandibular (ATM), ocurre cuando la bisagra que conecta el maxilar superior y la mandíbula inferior no trabaja correctamente. Esta bisagra es una de las articulaciones más complejas del cuerpo, es responsable de mover la mandíbula inferior hacia delante, atrás y de lado a lado. Todos los problemas que impiden el trabajo normal de este sistema complejo de músculos, ligamentos, discos y huesos, se agrupan bajo la denominación de alteración de ATM. Con frecuencia, la alteración de ATM se siente como si la mandíbula saltara o cliqueara o se "atascara" por unos segundos. A menudo, es imposible de determinar la causa exacta de esa falta de alineación.

¿Cuáles son los síntomas de la alteración de ATM?

Las alteraciones de la ATM presentan varios síntomas y señales. Es difícil saber con certeza si uno padece de alteraciones de ATM o no, porque sus síntomas también son indicadores de otros problemas. Su dentista emitirá el diagnóstico correcto por medio de su historia clínica y odontológica completa, el exámen clínico y la toma de radiografías apropiadas. Algunos de los síntomas de alteración de ATM más comunes son los siguientes:
  • Dolores de cabeza (frecuentemente parecidos a las migrañas), dolor de oídos, y dolor y presión por debajo de los ojos.
  • Un cliqueo al abrir o cerrar la boca.
  • Dolor ocasionado por el bostezo, al abrir la boca ampliamente o masticar
  • Mandíbulas que se "traban", se cierran o se salen del lugar.
  • Molestias dolorosas en los músculos de la mandíbula.
  • Un cambio repentino en el modo en que los dientes superiores e inferiores encajan unos sobre otros.

¿Cómo se trata la alteración de ATM?

Si bien no hay una única cura para la alteración de ATM, hay diferentes tratamientos a seguir que reducen los síntomas en forma significativa. Su dentista puede recomendarle una o más de las siguientes sugerencias:
  • Intente eliminar el espasmo muscular y el dolor aplicando calor húmedo o tomando medicamentos miorelajantes, aspirinas u otros analgésicos de venta libre o drogas antiinflamatorias.
  • Use un aparato, a veces denominado placa de mordida, para reducir los efectos dañinos de apretar los dientes excesivamente y rechinarlos. Hecho a medida para su boca, el aparato se desliza sobre los dientes superiores y evita el rechinado contra los inferiores.
  • Aprenda técnicas de relajación para ayudarlo a controlar la tensión muscular sobre la mandíbula. Su dentista puede sugerirle la consulta con algún especialista para eliminar el estrés.
  • Cuando las articulaciones mandibulares se ven afectadas y los otros tratamientos no han podido solucionar el conflicto, se recomienda la cirugía.


    La alteración de ATM ocurre cuando la articulación compleja que hace de "bisagra" entre las mandíbulas superior e inferior no trabaja en forma correcta.
Las muelas del juicio son los últimos molares ubicados a cada lado de los maxilares. Además, son los últimos dientes en aparecer o erupcionar y esto, generalmente, ocurre cuando la persona tiene entre 16 y 20 años.

Como son los últimos en erupciona, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival). Si los dientes quedan retenidos, se produce dolor e hinchazón en la zona.

Las muelas del juicio que emergen parcialmente o erupcionan giradas, también pueden provocar un apiñamiento doloroso y enfermedad en otros dientes. Como los dientes extraídos antes de los 20 años tienen raíces menos desarrolladas y escasas complicaciones, la ADA (Asociación Dental Americana) recomienda que las personas de entre 16 y 19 años consulten al dentista para que el profesional evalúe la necesidad de extraer sus muelas del juicio.

¿Cómo se extraen las muelas de juicio?

La extracción de piezas dentales es un procedimiento de rutina. Su dentista o el cirujano bucal especialista, le recomendará una anestesia general o una anestesia local para adormecer sólo la zona durante el procedimiento quirúrgico.

Después de la extracción de la muela (o muelas), su odontólogo le solicitará que muerda una gasa durante 30 o 45 minutos para detener el sangrado. Puede haber cierto dolor e inflamación que desaparecerán después de unos días. Usted debe llamar a su dentista si tiene dolor agudo o prolongado, inflamación, sangrado o fiebre después de la extracción.

La extracción de las muelas de juicio debido a apiñamientos o retención no debe afectar la mordida o la salud bucal futura.
Al igual que con cualquier traumatismo bucal, debe consultar a su dentista de inmediato para determinar si es necesario realizar un tratamiento. Su dentista examinará el área afectada y, probablemente, tome algunas radiografías.

Si siente dolor a causa de un diente roto, quebrado o astillado, tome un analgésico de venta libre. De ser posible, guarde la parte del diente que se ha roto y llévesela al dentista.

Si perdió un diente por un golpe o accidente, lleve el diente a su dentista lo antes posible. Probablemente, el diente se pueda volver a colocar en la boca mediante un procedimiento llamado reimplantación.

Tratamiento odontológico

Dientes astillados: si no siente dolor y la astilla es pequeña, usted deberá decidir si se hará reparar ese diente, cómo y cuándo. Según el tamaño de la astilla, el dentista lo alisará o corregirá cosméticamente. Otras opciones incluyen revestimientos, coronas y restauraciones. Si una restauración o un diente artificial se astilla, hay que reemplazarlos.

Dientes rotos o quebrados: los dientes rotos y quebrados deben ser reparados lo antes posible para evitar daños mayores. En ocaciones será necesario realizar un tratamiento de conducto radicular o la extracción del diente. Si la fractura afecta al esmalte y a la dentina del diente, el mejor tratamiento suele ser una corona. Tenga en cuenta que las fracturas no siempre son visibles, aún en las radiografías. Los síntomas suelen ser: dolor al masticar y sensibilidad a los alimentos y líquidos fríos o quizás calientes, así como al aire. Con el trascurso del tiempo, esos síntomas pueden acentuarse.

Dientes perdidos por golpes o accidentes: la clave para volver a insertar satisfactoriamente un diente es reimplantarlo en el alvéolo lo antes posible. Con cada minuto que pasa, mueren más células en la raíz del diente. De ser posible, no toque el diente y acuda al odontólogo lo más rápidamente posible. Recoja el diente por la corona únicamente y no deje que se seque colocándolo en agua o leche. La reimplantación dentro de los primeros 30 minutos ofrece las mayores probabilidades de éxito, que siguen siendo importantes hasta dos horas después. Quizá sea necesario hacer un tratamiento de conducto radicular una a dos semanas después de que el diente se haya estabilizado.

Los dientes perdidos, independientemente de si han sido extraídos por un dentista o perdidos por accidente, deben ser reemplazados. De esta manera, evitará los siguientes problemas: dificultades en la masticación y el habla, cambio de posición de los dientes restantes, trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) provocados por la masticación intensa del lado con más dientes y la consecuente debilitación del hueso mandibular. Las opciones para reemplazar los dientes perdidos son: puentes, prótesis dentales e implantes.

Mandíbula fracturada: si sospecha que alguien tiene la mandíbula fracturada, no lo mueva. Asegure la mandíbula en su lugar con un pañuelo, una corbata o una toalla atada alrededor de la misma y sobre la cabeza. Utilice compresas frías para reducir la hinchazón, si se presenta. Diríjase inmediatamente a la sala de emergencias de un hospital o llame a su dentista.


Diente frontal astillado Diente frontal astillado
Diente permanente perdido Diente permanente perdido
Reinserción cuidadosa de un diente Reinserción cuidadosa de un diente perdido por accidente.
La boca seca significa que usted no tiene suficiente saliva para mantener la boca húmeda. Todos, alguna vez, hemos sentido la boca seca; especialmente si hemos estado nerviosos, molestos o muy tensos. Sin embargo, si usted siente su boca seca la mayor parte del tiempo, eso resulta muy incómodo y puede traerle serios problemas de salud o indicar la existencia de otra afección médica más importante. Estas afecciones se producen porque la función de la saliva no es solamente la de mantener la boca húmeda: La saliva ayuda a digerir los alimentos, protege los dientes contra las caries, evita infecciones al controlar la población de bacterias en la boca y posibilita la masticación y la deglución.

Hay varias razones por las cuales las glándulas que producen la saliva, denominadas glándulas salivales, podrían no estar funcionando adecuadamente. Estas razones podrían ser:
  • Efectos colaterales de ciertos medicamentos: más de 400 medicamentos pueden provocar sequedad bucal. Entre ellos, los antihistamínicos, descongestivos, analgésicos, diuréticos y medicamentos para hipertensión y específicos para la depresión.

  • Enfermedades:
    hay enfermedades como la diabetes, el mal de Hodgkin y de Parkinson, el virus HIV o del SIDA, y el síndrome de Sjögren que afectan a las glándulas salivales y pueden producir sequedad bucal.

  • Terapia con rayos X:
    durante el tratamiento de cáncer con rayos X, las glándulas salivales pueden dañarse ante la radiación de la cabeza y el cuello. La pérdida de la saliva puede ser total o parcial, permanente o temporal

  • Quimioterapia:
    las drogas que se utilizan en el tratamiento de cáncer pueden espesar la saliva y provocar sequedad bucal.

  • Menopausia:
    los cambios en los niveles hormonales afectan las glándulas salivales. A menudo, las mujeres menopaúsicas y post menopaúsicas sufren una sensación persistente de sequedad bucal.

  • Tabaquismo:
    un gran número de fumadores sufren de sequedad bucal.

¿Cómo sé si tengo sequedad bucal?

Todos sentimos la boca seca de vez en cuando. Si esa sensación persiste en el tiempo será indicativo de problemas en la producción de saliva. Los síntomas de la sequedad bucal son:
  • Sensación de sequedad y de boca pastosa
  • Dificultades para deglutir
  • Sensación de ardor en la lengua
  • Sensación de sequedad en la garganta
  • Labios partidos
  • Reducción de la capacidad del gusto o gusto metálico permanente en la boca
  • Llagas
  • Mal aliento frecuente
  • Dificultad para masticar y hablar

¿Cómo se trata la sequedad bucal?

La única forma de curar la sequedad bucal es tratar sus causas. Si la sequedad se debe a algunos medicamentos, su médico debe cambiar la prescripción o la dosis. Si sus glándulas salivales no están funcionando correctamente, pero producen algo de saliva, su médico le prescribirá un medicamento que ayudará a las glándulas a trabajar mejor.

Si la causa de la sequedad no puede eliminarse, la humedad de la boca se podrá recuperar de diferentes modos. Su dentista le recomendará el uso de humedecedores bucales, como sustxtuto de la saliva. Los enjuagues bucales especialmente formulados para la sequedad bucal proporcionan alivio. También, considere estas sugerencias:
  • Tome frecuentemente agua o bebidas sin azúcar
  • Evite las bebidas como café, té o gaseosas que pueden producirle sequedad
  • Mastique chicles sin azúcar o caramelos duros sin azúcar para estimular el flujo salival (en caso que exista cierto funcionamiento de la glándula salival)
  • No fume ni beba alcohol ya que los mismo producen sequedad bucal
  • Sepa que los alimentos salados o muy picantes pueden provocar dolor en la boca seca
  • Por las noches, utilice humidificadores
Las últimas investigaciones sugieren que hay una relación entre la diabetes y la enfermedad de las encías. Se ha probado que las personas con diabetes tienen cierta tendencia a desarrollar problemas en las encías, y los últimos hallazgos implican que la enfermedad crónica de las encías puede ser un factor de riesgo para la diabetes.

¿Cómo ocurre esto? La enfermedad hace que las bacterias ingresen al torrente sanguíneo y activen células que producen signos biológicos inflamatorios, que poseen un efecto destructor en todo el cuerpo. En el páncreas, las células responsables de la producción de insulina pueden ser dañadas o destruidas. Una vez que esto sucede, se puede disparar una diabetes del tipo 2, incluso en individuos sanos que no presenten otros factores de riesgo por diabetes.

Un informe de la Dirección General de Salud Pública de los Estados Unidos afirma que una buena salud bucal es esencial para conservar la salud general del individuo. Por lo tanto, asegúrese de cepillar y limpiar con hilo dental sus dientes y visite a su dentista periódicamente para realizar sus revisiones periódicas.

Si tengo diabetes, ¿estoy en una situación de mayor riesgo en relación con los problemas dentales?

Si los niveles de glucosa en sangre no son controlados correctamente, usted tiene mayores riesgos de desarrollar enfermedad de las encías y de perder más piezas dentales que personas no diabéticas. Como todas las infecciones, la enfermedad de las encías puede ser un factor que provoque un incremento del azúcar en sangre y haga que sea más difícil de controlar la diabetes.

Otros problemas bucales relacionados con la diabetes son: las aftas (infección producida por un hongo que crece en la boca) y sequedad bucal que ocasiona dolor, úlceras, infecciones y caries.

¿Cómo ayudar a prevenir los problemas dentales relacionados con la diabetes?

En primer lugar y de suma importancia es el control del nivel de glucosa en sangre. Además, cuide sus dientes y encías; visitando al dentista cada seis meses para que le realice los exámenes necesarios. Para controlar la presencia de aftas, una infección por hongos, sométase a un buen control diabético; evite fumar y, en el caso de usar una prótesis dental, retírela de su boca y límpiela diariamente. Un buen control de glucosa en sangre también ayuda a prevenir o aliviar la sequedad bucal ocasionada por la diabetes.

¿Qué puedo esperar en la revisión periódica? ¿Debo comentarle a mi dentista sobre mi diabetes?

Las personas con diabetes tienen necesidades especiales y su dentista cuenta con el equipo necesario para satisfacerlas. Informe regularmente a su dentista sobre los cambios que sufra en su afección y sobre los medicamentos que ingiera. Posponga cualquier procedimiento dental que no sea una emergencia si sus niveles de azúcar no están en nivel apropiado.

El problema más común de la boca en personas con diabetes, es la enfermedad de las encías, la cual puede a su vez el riesgo de otros problemas bucales. Estos pueden ser:


Infecciones bucales Una infección bucal es un agrupamiento de gérmenes que causan problemas en un área de la boca. Algunos de los signos son:
  • Inflamación o pus alrededor de los dientes, encías o cualquier lugar de la boca
  • Dolor que no cede en la boca o área nasal
  • Dolor durante la masticación
  • Manchas oscuras o destrucción del diente
Las infecciones pueden dificultar el control de azúcar en la sangre. Procure realizar un plan de acción con su odontólogo o con su médico para el caso de desarrollar una infección. Así estará preparado para manejar los ajustes necesarios.

Infecciones por hongos

En caso de diabetes, hay mayor propensión a infecciones por hongos. Si hay tendencia al aumento de niveles de azúcar en sangre o si con frecuencia se administran antibióticos también se aumenta la posibilidad de presentar este problema. Los signos incluyen áreas enrojecidas o blancas en la boca. Estas pueden convertirse en aftas o úlceras.

Las aftas suelen aparecer en manchas húmedas que pueden lastimar o molestar como en una dentadura mal ajustada. El fumar o el usar la dentadura durante todo el día y toda la noche puede aumentar el riesgo. Y puede reducirse si se deja de fumar o de usar la dentadura todo el día. Si usted cree que pueda tener una infección por hongos consulte a su médico o dentista.

Retardo en la Curación

Una diabetes con poco control lleva a una curación más lenta de la infección en caso de tratamientos quirúrgicos. Para reducir el riesgo de infección o acelerar la velocidad de curación hay que controlar los niveles de azúcar en sangre antes y después de la cirugía.

Sequedad bucal

Algunas personas diabéticas se quejan de tener sequedad de boca. Esto se debe a muchas causas. Puede ser por la administración de ciertos medicamentos, o como resultado de persistencia elevada de azúcar en la sangre. La boca seca es un factor que aumenta la posibilidad de caries al haber menos saliva que arrastre los gérmenes y evite la formación de ácidos que puede llevar a infecciones de glándulas salivales.

Si usted tiene boca seca, trate de ingerir muchos líquidos, o puede también masticar goma de mascar sin azúcar o chupar un caramelo que ayuda a mantener un flujo salival. Algunas personas usan sustxtutos de saliva disponibles en farmacias.

La prevención es la clave. Debido a que la diabetes lo hace más susceptible a presentar enfermedad en las encías y otras partes de la boca, no olvide solicitar una cita para sus revisiones periódicas y poder identificar problemas potenciales a tiempo. Hable con su odontólogo sobre la frecuencia apropiada para sus revisiones.
Con tres años recomendamos la primera visita al dentista y a partir de allí seguir un calendario de visitas de revisión.

A esta edad el niño empieza a familiarizarse con la clínica dental y las personas que trabajan en ella (señores vestidos de blanco, aparatos, olores...), sin necesidad de que haya que sentarle para tratarle.

Es muy importante que el niño poco a poco aprenda hábitos de higiene dental correctos y que el dentista los controle.
¿Qué significa buena higiene bucal?

La buena higiene bucal proporciona una boca que luce y huele saludablemente. Esto significa que:
Sus dientes están limpios y no hay restos de alimentos
Las encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado o la limpieza con hilo dental El mal aliento no es un problema constante
Si las encías duelen o sangran durante el cepillado o la limpieza con hilo dental, o usted sufre de mal aliento persistente, visite a su odontólogo. Cualquiera de estas infecciones indican un problema.
Su odontólogo o higienista lo ayudarán a desarrollar buenas técnicas de higiene bucal y le enseñarán a detectar las áreas que demandan una atención especial durante el cepillado y la limpieza con hilo dental.

¿Cómo se practica la buena higiene bucal?

Una de las cosas más importantes que usted puede hacer por sus dientes y encías es mantener una buena higiene bucal. Los dientes sanos no sólo le dan un buen aspecto a su persona y lo hacen sentirse bien, sino que le permiten hablar y comer apropiadamente. La buena salud bucal es importante para su bienestar general.

Los cuidados preventivos diarios, como el cepillado y uso de hilo dental, evitan problemas posteriores, y son menos dolorosos y menos costosos que los tratamientos por una infección que se ha dejado progresar.

En los intervalos entre las visitas regulares al odontólogo, hay pautas simples que cada uno de nosotros puede seguir para reducir significativamente el desarrollo de caries, las enfermedades de las encías y otros problemas dentales:
  • Cepíllese en profundidad y use hilo dental por lo menos dos veces al día.
  • Ingiera una dieta equilibrada y reduzca las ingestas entre comidas.
  • Utilice productos dentales con flúor, inclusive la crema dental.
  • Use enjuagues bucales fluorados si su odontólogo lo indica.
  • Asegúrese de que sus hijos menores de 12 años beban agua fluorada o si vive en una zona de agua no fluorada, adminístreles suplementos fluorados.
Técnica para un cepillado correcto
Un Cepillado Correcto, higiene bucal adecuada Un Cepillado Correcto, higiene bucal adecuada Un Cepillado Correcto, higiene bucal adecuada
Incline el cepillo a un ángulo de 45° contra el borde de la encía y deslice el cepillo alejándose de ese mismo borde y hacia adelante.

Cepille suavemente el exterior e interior y la superficie de masticación de cada diente con movimientos cortos hacia atrás.

Cepille suavemente la lengua para eliminar las bacterias y refrescar el aliento.

Técnica para el uso correcto del hilo dental
Uso correcto del hilo dental, higiene bucal adecuada Uso correcto del hilo dental, higiene bucal adecuada Uso correcto del hilo dental, higiene bucal adecuada
Utilice unos 45 cm (18") de hilo dental, dejando 3 ó 5 cm (1 ó 2") para trabajar.

Siga suavemente las curvas de sus dientes.

Asegúrese de limpiar debajo de la encía, pero evite golpear el hilo contra la misma.
En el Centro de Salud de Clínica Dental Maestro usted podrá aprender más acerca de la higiene bucal, los tratamientos, la prevención, los problemas más comunes, etc.

Le proponemos aquí una serie de temas de interés que esperemos le ayuden a mejorar su higiene bucal y su estética.

Si desea proponernos algún otro tema para incluirlo en este Centro de Salud no dude en contactar con nosostros.
Centro de Salud de Clínica Dental Maestro
 Una higiene bucal adecuada
 Cómo cepillarse los dientes correctamente?
 Cómo usar el hilo dental?
 Nutrición
 Cómo encontrar un buen dentista?
 Qué esperar en la visita al consultorio dental
 Qué son los protectores bucales?
 Cómo cuido los dientes de mi bebé?
 Cómo cuido los dientes de mi niño pequeño?
 Salud bucal para niños
 Cómo pueden los adolescentes mantener una sonrisa brillante?
 Le estoy dando a mis hijos alimentos adecuados para sus dientes?
 Cómo debe un adulto cuidar sus dientes?
 Salud bucal para mujeres
 Embarazo e higiene bucal
 Salud bucal para personas mayores
 Qué son las caries?
 Qué es la placa?
 Qué es el sarro?
 Enfermedades de las encías
 Qué son las aftas?
 Qué es la sensibilidad dental?
 Mal aliento (halitosis)
 Desorden temporomaxilar: signos y síntomas
 Qué son las muelas del juicio?
 Diente lastimado, que hacer?
 Qué es la boca seca?
 Diabetes y Salud Bucal
 La primera visita al dentista
<%if FaqDetalle = 29 then '2%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 25 or FaqDetalle = 19 or FaqDetalle = 18 then '3%> <%end if%> <%if FaqDetalle = "" or FaqDetalle = 22 or FaqDetalle = 8 or FaqDetalle = 3 or FaqDetalle = 2 then '4%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 23 or FaqDetalle = 17 or FaqDetalle = 7 or FaqDetalle = 6 or FaqDetalle = 5 or FaqDetalle = 4 then '5%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 24 or FaqDetalle = 20 or FaqDetalle = 16 or FaqDetalle = 15 or FaqDetalle = 14 or FaqDetalle = 9 then '6%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 1 or FaqDetalle = 27 then '7%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 21 or FaqDetalle = 26 or FaqDetalle = 13 or FaqDetalle = 11 then '8%> <%end if%> <%if FaqDetalle = 28 or FaqDetalle = 12 or FaqDetalle = 10 then '9%> <%end if%>
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)
Clínica Dental Maestro, Clínica Dental en Oviedo (Asturias)